Un grupo de estudiantes mexicanos quiere cambiar la historia y evitar la sordera

Alrededor del mundo, 360 millones de personas son diagnosticadas con alguna discapacidad sensorial. Alumnos de la facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Queretaro, desarrollaron un sistema para la detección temprana de daño auditivo en recién nacidos que los llevó a un concurso en el canal History Channel.

Foto: Reuters

En el mundo existen 360 millones de personas diagnosticadas con alguna discapacidad sensorial. En México 2 de cada 1,000 niños son diagnosticados con este problema, según datos de la OMS.  

Un grupo de alumnos de la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Querétaro, desarrollaron un sistema para la detección temprana de daño auditivo en recién nacidos, de bajo costo para comunidades y zonas de escasos recursos.

El proyecto logró ser parte del concurso en el canal History Channel, Una idea para cambiar la Historia, “concurso para proyectos de impacto social que puedan cambiar la historia de la humanidad”, dice su eslogan.

Los jóvenes representarán a México dentro de las 10 mejores ideas, de las cuales se escogen cinco por votación del público que pasan a la final y son premiadas. Los premios se destinan para desarrollar el proyecto y ayudar a asociaciones dedicadas a esta discapacidad.

La votación estará abierta hasta el 27 de noviembre y podrá realizarse en la página oficial de History Channel.

Los jovenes explican que la sordera tiene un edad crítica de 6 meses de edad para su detección, (para que la discapacidad sea reversible o sea tratada sin efectos graves).

“Con dos años de sordera los niños se retrasan cinco años en procesos de lenguaje y aprendizaje. Los padres se dan cuenta de la sordera hasta los dos o tres años, cuando el niño debe empezar a hablar y no lo hace”, dijo David Enríquez miembro creador del proyecto.

Su propuesta: un sistema para realizar audiometrías completas de bajo costo en neonatos bajo la técnica de Potenciales Evocados de estado estable, (neurotransmisores que se colocan en la cabeza del niño y se manda una señal acústica, al recibir el sonido se activan ciertas áreas del cerebro del bebe que te indican si escucha a ciertos niveles y frecuencias).

También puedes leer: 30 Promesas de los negocios 2017: Forbes busca emprendedores

 

Un problema que nadie escucha

En méxico existe una ley para que todos los niños sean diagnosticados si padecen alguna discapacidad sensorial al nacer. Pero de 1.5 millones de niños nacidos en México, 850,000 no alcanzan diagnostico por falta de equipo o presupuesto.

Aunque existe una prueba llamada “Tamiz auditivo”, es muy básica, se tiene que hacer varias veces y no te da niveles de perdida de audición, platica David Enríquez.

Los estudiantes aseguran que para realizar pruebas de gran confiabilidad se necesita: equipo importado como licencias de software, para PC y alibraciones; infraestructura con cuartos aislados o cabinas acústicas y  especialistas para interpretar los resultados como neurologos, neuropediatras o audiólogos.

Los creadores aseguran que su sistema ataca los tres principales problemas de los sistemas actuales.

  1. a) Es equipo mexicano que disminuye el costo a una cuarta parte del valor actual. Es autocalibrable y que no requiere sofware, ni hardware externo.
  2. b) Tiene una cabina audiometrica integrada especial para neonatos que aísla ruido ambiental y electromagnético.
  3. c) Es un sistema intuitivo “touchscreen” que permite hacer las pruebas a cualquier persona con conocimiento básico de enfermería.

Ver original

Anuncios